UA-116762982-1

¿Cuál es la diferencia entre medida de apoyo pedagógico y/o psicosocial y medida disciplinaria?




En el entendido de la Buena Convivencia Escolar como un bien jurídico a proteger por la normativa educacional y por tanto por el Reglamento Interno de los colegios, es tarea esencial de toda la comunidad educativa velar por la armónica relación entre los actores del proceso educativo.


Así, es que se considera de especial relevancia, comprender que toda acción frente a los hechos contrarios a la buena convivencia escolar, siempre apunta a la formación de los actores del proceso educativo en tanto se debe privilegiar el entendimiento, la comprensión y la corrección de las acciones propias en lugar del castigo como consecuencia de una transgresión.


En el proceso de formación educativa, debemos distinguir entre las medidas de apoyo pedagógico o psicosocial y las medidas disciplinarias, toda vez que la aplicación de las primeras siempre precederá a las segundas en atención de la gravedad y repetición de los hechos.


De este modo, las medidas de apoyo pedagógico o psicosocial son aquellas estrategias que la comunidad educativa dispone en su Reglamento Interno, para formar a los estudiantes que presentan alguna dificultad socioemocional, conductual o familiar que impide su desarrollo integral. Estas medidas siempre se determinan sobre la base de un diagnóstico de la situación particular del estudiante, que da cuenta de las razones que originan su dificultad. Además, se caracterizan por formar parte de un plan de trabajo que asegure la continuidad, seguimiento y evaluación de las acciones específicas adoptadas, con compromisos concretos del estudiante, de su familia y del establecimiento, para apoyar su avance y logro.


Las medidas de apoyo pedagógico o psicosocial pueden ser realizadas por:


  1. Unidades educativas internas, a través de su Plan de gestión de convivencia escolar (acciones realizadas por docentes, asistentes de la educación y otros integrantes de la comunidad educativa).

  2. En algunas ocasiones estas estrategias necesitan ser realizadas por equipos multidisciplinarios o especialistas como psicólogo, trabajadores sociales, orientadores, entre otros.

  3. En otras oportunidades deben ser solicitadas a instituciones externas al establecimiento como redes de apoyo, consultorios de salud, OPD u otros.


De esta manera, la finalidad de estas medidas son la búsqueda de soluciones a las problemáticas que impiden que un estudiante se desarrolle de forma integral. Con su aplicación se espera que el estudiante:


  1. Aprenda a responder conflictos de manera dialogante y pacífica.

  2. Reconozca las consecuencias de su actuación

  3. Repare la situación generada

Por otra parte, las medidas disciplinarias o sanciones, son aquellas que representan los acuerdos que los establecimientos educacionales en conjunto con la comunidad han definido respecto al comportamiento esperado de sus integrantes; representando de esta manera una oportunidad para la reflexión y el aprendizaje de la comunidad escolar para avanzar hacia la construcción de espacios cada vez más inclusivos. Estas medidas deben tener siempre un carácter formativo, ser conocidas con anterioridad y proporcionales a la falta cometida. Dentro de éstas se encuentran las medidas disciplinarias denominadas excepcionales, a saber:

  1. Suspensión de clases y de graduación.

  2. Reducción de jornada escolar.

  3. Condicionalidad de matrícula.

  4. Expulsión y /o cancelación de matrícula.

La aplicación adecuada de estas medidas permite asegurar la protección y el cuidado necesario para resguardar la integridad física, psicológica y social de los estudiantes, sobre la base del respeto a su dignidad y es en este sentido que las medidas disciplinarias deben garantizar en todo momento el justo y racional procedimiento, y en ningún caso una de estas medidas puede transgredir la normativa educacional.


Para los equipos directivos y docentes, las normas y medidas disciplinarias constituyen una guía clara, orientada a educar y favorecer la convivencia escolar pacífica, para intervenir y ayudar a los estudiantes en su proceso formativo.

Así las cosas, la finalidad de la aplicación de estas medidas a los estudiantes comprende:

  1. Generar conciencia sobre las consecuencias de sus actos.

  2. Desarrollar responsabilidad, aprendizajes significativos y compromiso con la comunidad educativa.

  3. Otorgar la posibilidad de corregir el error, brindando un plazo prudente para que se produzca dicho aprendizaje.

  4. Aportar a su formación ciudadana.

Estas medidas siempre deben estar precedidas en su aplicación, por las medidas de apoyo pedagógico o psicosocial y, además deben respetar en todo momento el debido proceso enmarcado en un justo y racional procedimiento, siendo siempre:

  1. Respetuosas de la dignidad de todos los niños, niñas y jóvenes.

  2. Inclusivas y no discriminatorias

  3. Definidas en el Reglamento Interno

  4. Ser proporcionales a la falta

  5. Promover la reparación y el aprendizaje

  6. Acordes al nivel educativo

La distinción entre ambos tipos de medidas es relevante para efectos de la aplicación de todas y cada una de las etapas de un justo y racional procedimiento, en tanto este es supuesto sine qua non de la aplicación de las sanciones y no de las medidas de apoyo pedagógico y/o psicosocial.

184 vistas

© 2018 by INCOORPORA