UA-116762982-1

Lucro y Gratuidad, los captores de la Calidad en Educación.

Cuando un artículo de una ley vale más que la educación de 113.150 estudiantes.


El año 2006 con la primera marcha de los pingüinos la educación se tomó la agenda del país, surgiendo a partir de entonces una serie de comisiones presidenciales, fotos con las manos en alto, cambio en la Ley General de Educación, Reforma Educacional y hasta bancada estudiantil.


Hoy a 12 años de aquello vemos como la educación sigue en la palestra, pero secuestrada por dos grandes temas; Lucro y Gratuidad, dejando de lado el asunto fundamental que es la Calidad de la Educación en Chile.


Gran parte de los interesados en educación saben los porcentajes de gratuidad a los que se puede acceder en la actualidad y conocen en detalle el artículo de la Ley de Educación Superior que fue cuestionado por el Tribunal Constitucional, pero ¿qué tanto sabemos del estado de la Calidad en la Educación Escolar?


En el segundo año de la implementación de las categorías de desempeño que establece la Ley de Aseguramiento de la Calidad de la Educación existen 467 establecimientos en el país que por segundo año consecutivo han sido categorizados con un desempeño insuficiente para enseñanza básica, según establece el artículo 31 de la misma ley, si estos colegios mantienen esta categoría por dos años más perderán el reconocimiento oficial, dejando con eso a 113.150 estudiantes sin colegio.


Lucro y gratuidad se han robado la agenda, todos esperan que el Ministro o el Subsecretario hagan un comentario en relación a ellos para montar polémicas y organizar marchas, pero ¿Quién se preocupa de esos 113.150 estudiantes de enseñanza básica que por dos (y quizás más) años no han logrado los estándares de aprendizaje mínimos exigidos?


El problema no es solo ideológico, también es de presupuesto. El aumento del gasto que el Estado realizará en educación para el año 2018 es 4,4 veces el del año 2006, y esto deberá seguir en aumento ya que aún no terminan de implementarse todas las etapas de la Reforma Educacional, las que significarán esfuerzos presupuestarios adicionales para el Estado, cabe preguntarse entonces ¿Qué porcentaje de ese significativo aumento en el presupuesto está destinado a mejorar la Calidad de la Educación? La respuesta es casi nada, ya que todo este esfuerzo se ha ido entre Gratuidad, el fin al Lucro y la Carrera Docente.


¿Gratuidad y Fin al Lucro eran relevantes? Ese no es el tema en discusión, sino que más allá de su relevancia o no, ya se logró avanzar significativamente en ambos y por lo tanto es tiempo de orientar la mirada y los esfuerzos hacia la Calidad de la Educación.


Hoy habrá una marcha en la Alameda, es posible que hayan disturbios justo cerca del horario de los noticieros centrales, la prensa querrá sacar una cuña polémica por parte del Ministro o el Presidente, y grabar alguna escena donde carabineros podría maltratar a algún manifestante, en el Ministerio tratarán de dar respuestas que calmen los ánimos y en el Congreso los parlamentarios de cada lado atacarán al bando contrario, mientras todo eso ocurra y el país siga pensando que la Gratuidad y el Lucro son los grandes temas en educación, 113.150 estudiantes de enseñanza básica tendrán clases en sus colegios aprendiendo menos de lo que deberían para su nivel de enseñanza y sin los apoyos necesarios para revertir esa situación.

Dirigentes estudiantiles, diputados, senadores y políticos en general deben dejar de presionar por sutilezas que no impactarán en lo logrado en estos temas, y dar espacio para que el Ministerio de Educación se focalice en lo que todos esperamos que sea su principal tarea, asegurar la Calidad de la Educación de todos los niños del país.


Solo de esa forma Gratuidad y Lucro dejarán el espacio para que ahora el protagonismo sea tomado por la Calidad de la Educación.

84 vistas

© 2018 by INCOORPORA